¿Debería un creyente pedir prestado?

Deuteronomio 28:12 – “Te abrirá Adonay Su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra en tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado”

Vivimos unos tiempos en los cuales pedir prestado, es algo muy normal. Las compras se hacen solo con el DNI a veces, la tarjeta bancaria o incluso la huella digital. Los créditos hipotecarios están en continuo crecimiento y los bancos se benefician cada vez más de esta realidad.

Pero…

¿Qué es lo que dice la Biblia con respecto a esto? ¿Cuáles son las leyes y los principios de Dios en este sentido?

Pedir prestado es un hecho más antiguo de lo que podemos imaginar, y llegó a ser una practica muy normal después de la caída de Adán y Eva – (Éxodo 3:22, Éxodo 11:2, Génesis 38:17-18). Más tarde Dios dio la Ley a Moisés y dentro de ella podemos ver algunos mandamientos sobre pedir prestado, intereses económicos y garantías.

Ahora veremos cuál es la diferencia que la Biblia marca entre el que presta y el que pide prestado. En Salmos 37:25-26 encontramos lo siguiente:

“Ni antes cuando era jóven, ni ahora que ya soy viejo, he visto jamás gente honrada viviendo en la miseria, ni tampoco que sus hijos anden pidiendo pan. Cuando la gente honrada regala algo, siempre lo hace con generosidad; sus hijos son una bendición”

  • Dar prestado: señal de bendición:

Cuando alguien da prestado, eso indica que él tiene suficiencia económica, que es próspero que está bendecido. En la Torah se nos muestra que si Israel obedeciera la Ley de Dios, sería bendecido y serían ellos quienes darían prestado a las demás naciones y no pedirían prestado – (Deut. 15:6, Deut. 28:8-14).

  • Pedir prestado: señal de maldición:
creditoserpiente1.jpg

Cuando Israel desobedeció, llegó a pedir prestado a los extranjeros, tal y cómo Dios advirtió en Deuteronomio 28:43-45:

Los extranjeros que vivían en su país se harán cada vez más ricos, mientras que ustedes se harán cada vez más pobres. Tan ricos serán ellos que hasta podrán prestarles dinero; en cambio, ustedes no tendrán nada que prestar. Ellos llegarán a ser los más importantes de la tierra, mientras que ustedes llegarán a ser los más insignificantes”

En Romanos 13:8 se nos dice que no debamos nada a nadie. Si vivimos conforme al mandamiento, no necesitaremos pedir prestado. El mandamiento no enseña a ser rectos en nuestro trabajo, a honrar a nuestros dueños (jefes),  a hacer nuestro trabajo como si fuera para Dios y no para los hombres… Si cumplimos la Torah, siempre tendremos trabajo y por lo tanto prosperidad económica, y nunca será necesario pedir prestado.

Que nuestro Padre Celestial nos acompañe y que podamos ser seguidores de Yeshua en espíritu y en verdad.

¡Amen!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .