1ª Carta de Juan capítulo 2 (PARTE I)

Shalom javerim, continuamos con estos comentarios breves a la 1ª carta de Juan.

1Jn 2:1 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno peca, Paracleto tenemos ante el Padre: a Jesucristo el Justo,
1Jn 2:2 el cual es también la propiciación por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.
(BTX4)

v.1 »hijitos mios» recordemos como en aquellos tiempos la relación maestro-alumno, se consideraba idéntica a una relación padre-hijo en el plano espiritual. Os remitimos a los conceptos hebreos publicados en este blog.

»para que no pequéis», un hombre no puede tocar un botón mágico e impedir que otro peque y no se equivoque , pero si puede advertir y apelar a su intelecto y su conciencia. Juan escribe esto además, para que no pensemos que podemos hacer lo malo cuando queramos y luego recibir perdón. Esto lo refleja muy bien esta mishná:

“Si una persona dice: ‘Pecaré y me arrepentiré, pecaré y me arrepentiré’ ¡Dios no le dará la oportunidad de arrepentirse! Si él dice: ‘Voy a pecar, y Yom-Kippur expiará’ entonces Yom-Kippur no expiará! Yom-Kipur atona las transgresiones del hombre hacia Dios; pero por las transgresiones entre un hombre y su prójimo, Yom-Kippur no expía hasta que haya conciliado a su prójimo … Rabí Akiva dijo: ‘… ¿Quién te limpia [de tus transgresiones]? Tu Padre celestial, como se dice, “rociaré agua limpia sobre ti, y serás limpio” (Ezequiel 36:25). Y también dice: » Mikveh-Israel » [que puede traducirse como «la esperanza de Israel», refiriéndose a Dios, o «el baño ritual de Israel»] (Jeremías 17:13). Así como el baño ritual limpia lo inmundo, así también lo hace el Santo, bendito sea, que limpie a Israel ‘”(Yoma 8: 8–9)

Yehoshua’ es nuestro parakletos (lit. llamado al lado), abogado…. Comparemos con el siguiente pasaje:

Jua 14:15 Si me amáis, guardaréis mis mandamientos.
Jua 14:16 Y Yo rogaré al Padre y os dará otro Paracleto, para que esté con vosotros para siempre:
Jua 14:17 El Espíritu de la Verdad, al cual el mundo no puede recibir, pues no lo ve ni lo conoce. Vosotros lo conocéis, porque mora con vosotros y estará en vosotros.

Aqui vemos como Yehoshua’ habla de su ánimo/ruaj como si fuera otro, una figura retórica. Aparece la misma palabra parakletos / abogado. ¿Qué es un abogado? Veamos la definición a día de hoy, según la RAE:

abogado, da.

(Del lat. advocātus).

1. m. y f. Licenciado o doctor en derecho que ejerce profesionalmente la dirección y defensa de las partes en toda clase de procesos o el asesoramiento y consejo jurídico.

y ahora vamos a tratar de darle un sentido bíblico a la idea de abogado/defensor .

Hemos de indicar que esta palabra »parakletos» no aparece en la LXX y por lo tanto, no podemos establecer una equivalencia con palabras hebreas. Tendremos que limitarnos al texto del Evangelio.

Jua 14:25  Estas cosas os he hablado estando con vosotros, 
Jua 14:26  pero el Parácletos °, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi Nombre, Él os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que os dije. 
Jua 14:27  Paz os dejo, mi paz os doy. Yo os la doy no como la da el mundo. No se turbe vuestro corazón ni se acobarde. 
Jua 14:28  Oísteis que Yo os dije: Voy y vengo a vosotros. Si me amarais °, os regocijaríais ° de que voy al Padre, porque el Padre es mayor que Yo °. 

Aqui vemos algo que va mas allá de la idea moderna de un abogado, ya que este Abogado, no solo ejerce la función de defensa en procedimientos jurídicos y consejería. Sino que también enseña a comportarse en el día a día, y a recordarnos las escrituras (mandamientos, procedimientos, promesas, etc). También vemos en este pasaje, que este espíritu o ánimo, no es otro distinto del propio Yehoshua’ ya que dice »voy y vengo a vosotros». El es nuestro abogado. El no se conforma con perdonarnos, y darnos asesoría en el juicio, sino que quiere que cambiemos para que no volvamos a cometer los mismos errores y delitos. Un abogado que se precie hoy en día debería de procurar imitar a nuestro Señor en esto. De nada serviría que se nos perdone o se atenúe considerablemente nuestra condena, si luego volveremos a actuar de la misma manera.

Jua 16:7  Pero Yo os digo la verdad: Os beneficia que Yo vaya, porque si no voy, el Parácletos ° no vendrá a vosotros; pero si me voy, os lo enviaré. 
Jua 16:8  Y cuando Él venga, inculpará al mundo de pecado y de justicia y de juicio
Jua 16:9  De pecado, porque no creen en Mí; 
Jua 16:10  de justicia, porque me voy ° al Padre y ya no me veréis más; 
Jua 16:11  y de juicio, porque el príncipe de este mundo ha sido juzgado. 
Jua 16:12  Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar, 
Jua 16:13  pero cuando venga Aquél, el Espíritu de la Verdad, os guiará en toda la verdad °, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará cuanto oirá, y os anunciará las cosas que os vienen
Jua 16:14  Él me glorificará, porque tomará de lo mío y os lo hará saber. 
Jua 16:15  Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que toma de lo mío y os lo hará saber. 

Según vemos en el verso 8, aparece una palabra: »inculpar» o »convencer», dependiendo de la traducción, que está incorrectamente traducida del griego al español. La palabra es »elenjo» .

Mat 18:15  Por tanto, si tu hermano peca °, ve, repréndelo (elenjon) entre él y tú solos. Si te escucha, ganaste a tu hermano; 

Luc 3:19  Entonces Herodes el tetrarca, siendo reprendido por él a causa de Herodías, mujer de su hermano °, y por todas las maldades que había hecho Herodes, 

Jua 3:20  Porque todo aquel que practica cosas malas, aborrece la Luz, y no viene a la Luz, para que sus obras no sean descubiertas

Jua 8:46  ¿Quién de vosotros me inculpa de pecado? Si digo verdad, ¿por qué vosotros no me creéis? 

1Co 14:24  Pero si todos profetizaran, y entra algún incrédulo o indocto, por todos es convencido, por todos es juzgado; 

Efe 5:11  no participando en las obras infructuosas de la tiniebla, sino más bien reprendiéndolas
Efe 5:12  porque vergonzoso es aun hablar las cosas que hacen en secreto, 
Efe 5:13  pero todo lo que es reprendido, por la luz es manifiesto °, porque todo es manifestado por la luz, 
Efe 5:14  * por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes, y levántate de entre los muertos, y te alumbrará CRISTO. 

Visto esta suma de pasajes, vemos como la palabra elenjo, tiene la idea de reprender a alguien por su pecado o manifestarle el pecado, para que se arrepienta. No es la idea inculpar o reprender para condenar sino para procurar un arrepentimiento en el otro. Y esta es otra de las funciones del Abogado Celestial, Yehoshua’. Y aquellos que persisten en su error, se les debe dejar o expulsar, para que reciban su reprensión mas adelante.
Además vemos como se nos habla de que ya ha sido juzgado el príncipe de este mundo, el diablo, esta idea aparece también reflejada en el libro de Apocalipsis:

Apo 12:7  Y se produjo una batalla en el cielo: Miguel ° y sus ángeles para luchar contra el dragón; y luchó el dragón y sus ángeles, 
Apo 12:8  pero no prevaleció, ni fue hallado ya en el cielo lugar para ellos
Apo 12:9  Y fue arrojado el gran dragón, la serpiente ° antigua, el llamado Diablo y Satanás °, el cual engaña al mundo entero. Fue arrojado ° a la tierra y sus ángeles fueron arrojados con él
Apo 12:10  * Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: ¡Ahora se manifestó la salvación Y el poder y el reino de nuestro DIOS, Y la soberanía de su Cristo, Porque fue arrojado el acusador ° de nuestros hermanos, El que los acusaba día y noche delante de nuestro DIOS
Apo 12:11  Y ellos lo vencieron por medio de la sangre del Corderito Y por la palabra de su testimonio, Y despreciaron ° su vida hasta la muerte. 
Apo 12:12  Por tanto ¡regocijaos ° cielos, y los que moráis en ellos! ¡Ay de la tierra y del mar! Porque el Diablo ha bajado hasta vosotros con gran furor, Sabiendo que tiene poco tiempo °. 
Apo 12:13  Y cuando el dragón vio que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz al varón. 

Vemos que el diablo fue arrojado del Cielo a la Tierra, después de que yehoshua’ resucitara y subiera a los Cielos (ver versos 1-6), fue juzgado y expulsado del Cielo. De manera que sobre el ya se ejecutó un juicio, por haber tratado de matar al Rey del Cielo (en la cruz), principalmente, y por haber acusado sin cesar a los siervos de Dios, denotando una actitud de odio manifiesto, que está en contra del carácter de amor de nuestro Señor, y en contra de la ley del Cielo. Podemos ver una idea de esto en el libro de Job capítulos 1 y 2. Vemos por tanto, que Dios actuó como abogado nuestro en este proceso, defendiéndonos de las acusaciones del adversario, y cubriendo la culpa.

v.2 »propiciación», en griego ἱλασμός (ilasmos) deriva de la palabra ἱλαστήριον (ilasterion) que significa propiciatorio. Las dos únicas veces que aparece la palabra »propiciación» son en esta epístola, y la palabra »propiciatorio» aparece dos veces en el Nuevo Testamento:

Rom 3:25 Al cual Dios ha propuesto en propiciación por la fe en su sangre, para manifestación de su justicia, atento a haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados,

Ahi debería poner »propiciatorio» , es decir, Yehoshua’ es el propiciatorio por nuestros pecados.

Heb 9:5 Y sobre ella los querubines de gloria que cubrían el propiciatorio; de las cuales cosas no se puede ahora hablar en particular.

Misma palabra: »ilasterion», este era la cubierta del arca del pacto, donde se manifestaba la »shejiná», una representación simbólica de Dios habitando con el ser humano. Era un simbolo por tanto de la condescendencia y misericordia de Dios para con los hombres y especialmente su pueblo. Y por tanto de Mashiaj Yehoshua’.

Aqui es donde Juan declara algo que para muchos puede resultar difícil de interpretar »y no solo por los nuestros, sino también por los de todo el mundo».

»Su propiciación alcanza hasta donde alcance el pecado: Nota, 2 Pedro 2:1, “Negando al Señor que los rescató”. “Todo el mundo” no puede restringirse a la porción creyente del mundo (comp. 4:14; y “todo el mundo”, 5:19). “Tú también, eres parte del mundo, de modo que tu corazón no puede engañarse pensando que el Señor murió por Pedro y por Pablo, pero no por mí.” [Lutero.]»

Jamieson, R., Fausset, A. R., & Brown, D. (2002). Comentario exegético y explicativo de la Biblia – tomo 2: El Nuevo Testamento (p. 730). El Paso, TX: Casa Bautista de Publicaciones.

2 Pedro 2:1 PERO hubo también falsos profetas en el pueblo, como habrá entre vosotros falsos doctores, que introducirán encubiertamente herejías de perdición, y negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos perdición acelerada.

1 Juan 4:14 Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo para ser Salvador del mundo.

1 Juan 5:19 Sabemos que somos de Dios, y todo el mundo está puesto en maldad.

Esto nos indica que efectivamente, aunque el Señor haya muerto y puesto su vida en rescate por todos, algunos le niegan, debido a su naturaleza pecaminosa. No debemos pensar que nosotros porque ahora creemos o exhibimos la fidelidad de Dios, somos unos »privilegiados» comparado con los demás… Mas bien, siendo tanto o más pecadores que los demás, hemos recibido un don que nadie merece. Pero no debemos hincharnos en nuestro ego y pensar que en nuestro estado actual somos superiores. Ya que como dice Pablo en Romanos 11, Dios puede meter a aquellos que permanecen ahora en incredulidad, si mas adelante dejan de estarlo.

Esto también debe ser una oportunidad para mirar al incrédulo con otros ojos, mas que como un pecador y enemigo, debemos verle como un potencial o posible amigo y hermano, y hacer lo que esté a nuestro alcance para darle testimonio de la Verdad. Ya que nuestro Señor también murió por ellos.


1Jn 2:3  Y en esto sabemos que lo hemos conocido: si guardamos sus mandamientos. 
1Jn 2:4  El que dice: Yo lo conozco, y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso, y la Verdad no está en él; 
1Jn 2:5  pero el que obedece su Palabra, en este verdaderamente se ha perfeccionado el amor de DIOS; en esto, pues, sabemos que estamos en Él. 
1Jn 2:6  El que dice que permanece en Él, debe andar como ° Él anduvo. 

v.3 y v.4 Juan repite lo mismo de dos formas diferentes, primero afirmando y luego corrigiendo a aquel que pueda pensar que puede conocer a Dios sin guardar los mandamientos. Uno podría preguntarse ¿A qué mandamientos se refiere Juan? Cuando Juan escribe estas palabras, aun no existía un Nuevo Testamento como tal, y probablemente apenas circulaban las cartas de Pablo y los evangelios. Pero es cierto también, que los apóstoles transmitían las palabras de Jesús a la gente, y todos sus mandamientos. Sin embargo, podemos considerar que como palabra inspirada solo existía mayoritariamente el TaNaj y particularmente el texto de la torah. De ahi que cuando Juan habla de sus mandamientos, se está refiriendo no solo a las enseñanzas de Yehoshua’ sino a la torah escrita, de la cual declaró:

Mat 5:17 No penséis que vine a abrogar la Ley o los Profetas; no vine a abrogar, sino a llenar/completar.
Mat 5:18 Porque de cierto os digo: Hasta que pase el cielo y la tierra, de ningún modo pasará una jota, ni un trazo de letra de la Ley, hasta que todo llegue a suceder.

Veamos algo interesante sobre la palabra obedecer y su significado, según la RAE.

obedecer
Del lat. *oboedescĕre, der. de oboedīre.

Conjug. c. agradecer.

  1. tr. Cumplir la voluntad de quien manda. Obedecer a los padres.
  2. intr. Dicho de un animal: Ceder con docilidad a la dirección que se le da. El caballo obedece al freno, a la mano.
  3. intr. Dicho de una cosa inanimada: Ceder al esfuerzo que se hace para cambiar su forma o su estado. El oro obedece al martillo. La enfermedad obedece a los remedios.
  4. intr. Dicho de una cosa: Tener su origen en otra. Tu cansancio obedece a la falta de sueño.

Entonces vemos que el hecho de conocer a Dios a través de Jesús, va ligado al hecho de guardar sus mandamientos e imitarle en la manera y la forma en que El lo guardaba. Y no solo eso, sino que también en el hecho ceder a la fuerza que Dios imprime en nuestro corazón para cambiar.

Imaginemos que nuestro mejor amigo se encuentra con dos personas que afirman que me conocen muy bien, sin embargo, yo apenas he intercambiado algunas palabras con ellos, y cuando mi mejor amigo les pregunta que saben acerca de mi, ellos responden que mi color favorito es el »amarillo» o que me gustan las películas de miedo, pero resulta que mi color preferido es el azul (supongamos, es un ejemplo) y en verdad las películas de miedo no me gustan porque transmiten emociones negativas. Estas personas van afirmando cosas que creen que saben de mi, pero en verdad están equivocados. ¿Qué deberían haber hecho estas dos personas? Preguntarme qué es lo que me gusta antes de hablar acerca de lo que se imaginan.

Lo mismo sucede con nuestro Padre, si a el le agrada que actuemos de una determinada manera, estipulada en la vida de Mashiaj sobretodo, y también en el resto de las escrituras, pero nosotros hacemos algo diferente y vamos afirmando por ahi que conocemos a Dios, estamos mintiendo. Deberíamos antes de afirmar cosas investigarlas apropiadamente, y preguntarle a El mismo en persona qué es lo que le gustaría que nosotros hiciésemos, a través del estudio de la Biblia y la oración.

v.5 »El que obedece su palabra, en este verdaderamente se ha integrado/completado (τετελειωται) el amor (αγαπη, agape) de Dios». No se entiende que una persona hable del amor de Dios o afirme que lo ha experimentado y que no tenga ningún interés en practicar los mandamientos de Dios, no solo los mas importantes relativos a las normas de convivencia entre creyentes y las obligaciones hacia Dios, sino también a los mas pequeños, como por ejemplo, el llevar tzit tzit. Puede parecer superficial e irrelevante a día de hoy el preocuparse por la observancia de este mandamiento, tal vez pueda haber un debate respecto a su observancia en nuestros tiempos y en qué casos, pero no se discute que es un mandamiento que existe y Dios lo mandó, y que se nos requiere al menos interesarnos por el para agradar mas a Dios. Hay otros mandamientos como el »no robar» que son tan importantes que no se entiende que un creyente hoy en día, que conozca a Dios y que lo ame, no lo practique. Robar no deja de ser un acto de creerse mejor o mas importante que otro, o que los suyos son mas importantes que los demás (como Robin Hood, por mas que fuera injusto el rey de esa historia, la maldad de otro no justifica que tú hagas lo mismo).
Dios no se creía mas importante que los demás cuando puso su vida en la cruz, es más, siendo más importante con diferencia que todos los seres de la creación, El dice de si mismo que es »manso y humilde de corazón» lo que implica, no solo que se sujeta al deber ser de las cosas, sino que aun a pesar de ser quien es, valora a sus criaturas tanto como se valora a si mismo.

Por tanto, una persona que aún no se distingue del mundo en estas cosas, y sus mandamientos son lo que nos distinguen, aún no tiene el amor de Dios plenamente integrado en su vida. Además, hemos de recordar siempre, que el amor, es un mandamiento, no un sentimiento. Y lo seguiremos estudiando en esta carta.

v.6 »andar como El anduvo» Sin duda uno de los principios mas fundamentales del evangelio. Puesto que de imitarle, de fijarnos en El se trata el que yo aprenda a amar correctamente. En nuestro día a día deberíamos hacer esto y preguntarnos, ¿Qué haría El en este momento o en esta circunstancia en la que me encuentro? Si esto hiciésemos, haría una gran diferencia en nuestra vida. Debemos fijarnos en lo que hay escrito acerca de El tanto en el Tanaj como en los evangelios.

1Jn 2:7  Amados °, no os escribo un mandamiento nuevo °, sino un mandamiento antiguo, que teníais desde un principio: El mandamiento antiguo es la palabra que oísteis °. 
1Jn 2:8  Sin embargo, os escribo un mandamiento nuevo, que es verdadero en Él ° y en vosotros, porque la tiniebla se va alejando, y la luz verdadera ya resplandece. 
1Jn 2:9  El que dice estar en la luz y aborrece a su hermano, está en la tiniebla. 
1Jn 2:10  El que ama a su hermano, permanece en la luz, y en él no hay tropiezo; 
1Jn 2:11  pero el que aborrece a su hermano, está en la tiniebla, y anda en la tiniebla, y no sabe a dónde va, por cuanto la tiniebla le cegó sus ° ojos. 


v.7 y 8. El mandamiento:

»es nuevo porque no pasa de actualidad, aun no gastado, excelenteDicho de otro
modo, era viejo pero no anticuado, que queda en desuso. De manera que no se trata de
algo novedoso, sino de lo que no se gasta ni deteriora con el tiempo (Jn. 13:34; 1 Co. 11:25;
Gá. 6:14; Ef. 4:24: 2 P. 3:13)
.

Esto alude indirectamente a lo que estaba ya escrito en la Torah. La que oían en las sinagogas cada shabat.

El apóstol enseña que, aunque el mandamiento es antiguo, y tiene continuidad en el tiempo, la relación con Cristo le da una aplicación nueva, por lo que ha venido a ser un mandamiento nuevo, ya que la luz está brillando. Es un cambio en la economía de la redención, expresión del nuevo pacto, el
mandamiento viene a ser definitivamente nuevo. La novedad del mandamiento radica en su procedencia de Jesucristo, que está en el centro del mandato, puesto que el amor que demanda a los Suyos es Su mismo amor.

Este mandamiento no solo es nuevo, sino verdadero, tanto en los lectores de la Epístola como en el Señor. Lo que era antiguo es renovado en Cristo y Su obra. El Señor enseña el amor al prójimo como comprensible al enemigo (Mt.5:43–44). Este amor demandado a los cristianos estuvo primero en Jesucristo (Ro. 5:8, 10). De otra manera, la novedad del mandamiento consiste en que, formulado en la Ley desde antiguo, obligaba a la práctica del amor, siempre imperfecto por parte del hombre, pero la
vida de Cristo, ejemplo admirable del cumplimiento de las demandas establecidas en la Palabra (Jn. 13:1; 15:13; Hch. 10:38; 2 Co. 8:9) enseña como es el modo de satisfacer las demandas del mandamiento de amor, que se hacen posibles en los creyentes por la vida de Cristo en ellos (Gá. 2:20). Ese mismo amor y las consecuencias que se derivan de él, por la acción del Espíritu que lo produce, está también en los cristianos, a los que se les exhorta a que “haya en ellos el sentir de Jesús” (Fil. 2:5).

Este nuevo mandamiento se exterioriza y se hace visible en la vida del cristiano. Las tinieblas propias del mundo van siendo disipadas a medida que la conducta del cristiano resplandece. El creyente, unido
vitalmente a Cristo, es luz en Él (Ef. 5:8). En medio de la noche del mundo toma las armas de la luz, en un testimonio de vida luminosa (Ro. 12:13–14). De manera que en unión de vida con Aquel que dijo “Yo soy la luz del mundo”, brilla por su testimonio personal, como
luz en las tinieblas (1 Ts. 5:5–8). Esta luz verdadera no tiene un sentido escatológico como algo que ocurrirá, sino como algo que está ocurriendo. De otro modo, las tinieblas no han desaparecido, pero están siendo disipadas por de la luz del evangelio de Cristo que ilumina a los creyentes. No se trata de una luz religiosa, sino de la luz verdadera, que alumbra en las tinieblas.
Comentario exegético al texto griego del Nuevo Testamento: 1ª 2ª y 3ª de Juan, y Judas.

v.9 al 11. Si aun se nos encomienda amar a los enemigos, ¡¡Cuanto mas a los hermanos en Yehoshua’!! A mi me averguenza cuando veo a alguien profesar la ‘emunah o la fe en Dios y luego en cuanto algo no le gusta ya aborrece o trata con desprecio al hermano, y muchas veces ni siquiera es por asuntos relacionados con el cumplimiento de la Justicia o asuntos de convivencia, sino asuntos puramente subjetivos y personales. Uno debería de corregir con amor, pero en lugar de eso algunos directamente ponen a esa persona en su lista negra o indirectamente la tratan distinto que al resto. Pues estos que tal hacen no son creyentes y haríamos bien en evitarlos lo máximo posible, para no oscurecer la luz que alumbra en nuestras comunidades. Vamos a hacer un repaso a algunos textos que ayudan a comprender el verdadero amor al hermano:

Gál 6:7  No seáis engañados, DIOS no es burlado, porque lo que siembre el hombre, eso también cosechará, 
Gál 6:8  pues el que siembra para su propia carne, de la carne cosechará corrupción, pero el que siembra para el espíritu, del Espíritu cosechará vida eterna. 
Gál 6:9  No nos cansemos, pues, de hacer el bien, que al tiempo señalado cosecharemos, si no desfallecemos. 
Gál 6:10  Así que, mientras tenemos oportunidad, hagamos el bien a todos, especialmente a los familiares de la fe. 

Pro 27:6  Leales son los golpes del amigo, Pero hipócritas los besos del que odia.

Pro 26:23  Como tiesto barnizado con escoria de plata, Son los labios enardecidos y el corazón vil. 
Pro 26:24  Disimula con sus labios el que odia, Pero en su interior trama el engaño. 
Pro 26:25  Aunque suavice la voz, no le creas, Porque siete abominaciones lleva dentro. 
Pro 26:26  Aunque con disimulo encubra su odio, Su maldad será descubierta en la asamblea. 

ἐν τῇ σκοτίᾳ ἐστὶν ἕως ἄρτι. La realidad de ese comportamiento es evidente, quien está en la luz ama como ha sido amado, quien aborrece, u odia, actuación contraria al amor y a la luz, está en tinieblas. Jesucristo es luz y amor, permanecer en Él, que es luz, exige andar en amor. El verdadero cristiano que vive en luz ama a su hermano. Estar en tinieblas es manifestar una conducta malvada, tenebrosa y desobediente (1:6; 2:4). La profesión de fe del que dice que vive en la luz, pero aborrece, a su hermano, confirma que todavía no ha pasado de las tinieblas a la luz. Las palabras del testimonio de quien dice estar en la luz, pero menosprecia a su hermano, es posiblemente el mismo que ha dicho también que tiene comunión con Dios (1:6), y que conoce a Dios (2:4). Son meras palabras con apariencia de piedad, pero que niegan la eficacia de ella (2 Ti. 3:5). Tales personas, conforme al mandamiento del apóstol Pablo, deben ser evitadas.
Todavía más, de acuerdo con el pensamiento de Juan, el que aborrece a su hermano es un asesino (3:15), y un mentiroso (4:20). Es, por eso, hijo del demonio, que es homicida y mentiroso (Jn. 8:44) y en ningún modo hijo de Dios, que es amor y verdad. Nadie puede juzgar las intenciones del corazón, asunto que sólo es conocido por Dios, pero, la realidad espiritual de quien aborrece a su hermano, entra de lleno en lo que el apóstol afirma en el versículo. El mundo religioso evangélico está lleno de quienes se jactan en amar la verdad y la defienden, si fuese posible con cualquier tipo de arma moral a fin de hacer que otros consideren pernicioso a quien no piensa como él. Estos debieran preguntarse a la luz del versículo si son verdaderamente creyentes y han sido engendrados por Dios. No debe olvidarse que la profesión de fidelidad a la Palabra y la de conocimiento del Señor no son los instrumentos de salvación, ya que, según las palabras de Jesús, algunos que le llamaban Señor, Señor, y se enorgullecían de haber actuado en Su nombre, nunca fueron conocidos por Él (Mt. 7:22–23). No es posible estar en la luz y en las tinieblas, no es posible estar en el amor y en el odio, o es una cosa o es otra. Donde el amor no está presente, el odio gobierna las tinieblas en que esa persona se encuentra, a pesar de sus sentidas profesiones de fidelidad a la Escritura. Son los que afirman obediencia y lealtad a cuanto está en la Biblia, pero quebrantan el mandamiento del amor que identifica la realidad de ser cristiano (Jn.13:35). Sólo donde prevalece el amor se está en la luz.
Es notable el uso de la expresión ἕως ἄρτι, hasta ahora o aun hasta ahora, está en tinieblas, afirmando que la apariencia es de creyente, pero los hechos evidencian su hipocresía, porque no ha salido todavía de las tinieblas. La lección es importante: a pesar de que la luz ya está brillando, ese hombre que no ama, está aún en tinieblas
.

ὁ ἀγαπῶν τὸν ἀδελφὸν αὐτοῦ ἐν τῷ φωτὶ μένει. Si el aborrecimiento pone en evidencia que el que lo practica no está en la luz, el amor sitúa al que lo manifiesta como perteneciente a la luz. El que ama es el calificativo y la definición del verdadero cristiano. Amar no solo es practicar una virtud, sino que es un estado y un modo de vida.

καὶ σκάνδαλον ἐν αὐτῷ οὐκ ἔστιν. La consecuencia propia de esa forma de vida en Cristo, que conduce al amor, es que en esa persona no hay nada en su vida que sea de tropiezo para él mismo. Esto enlaza perfectamente con la idea del texto siguiente. Tal persona deja de estar en tinieblas y sabe a dónde va, sin tropiezo alguno, porque en su camino no solo resplandece la luz que le guía, sino que el mismo camino es luminoso. Pero, no siendo tropiezo para él mismo, tampoco lo es para otros. La palabra σκάνδαλον, tropiezo, es también escándalo. Tal persona no es un escándalo para nadie, una piedra de tropiezo que hace caer o causa problemas espirituales y morales a otros. La conducta del creyente puede ser tropiezo para otros, especialmente para los niños en Cristo (Mt. 18:6). Ser tropiezo equivale a poner un obstáculo en el camino de otra persona y, especialmente en este contexto, en el de un hermano. La actitud de un creyente puede ser causa de tropiezo para otro. El que induce a otro a pecar, haciéndole caer, es un instrumento en mano de Satanás (1 Ti. 6:9). El verdadero cristiano elimina de su vida aquello que pueda ser tropezadero para su hermano (1 Co. 8:13). El tropiezo puede ser puesto contra la doctrina, como ocurría con los falsos maestros del tiempo de Juan (Ro. 16:17), pero, en general se trata de no ser obstáculo a otros (1 Co. 10:32). El creyente debe prestar continua atención a su vida para no ser tropiezo (2 Co. 6:3).

ἐν τῇ σκοτίᾳ ἐστὶν Por consiguiente, está en tinieblas. Ya ha considerado antes esta lamentable realidad. Aborrecer a un hermano significa andar en oscuridad, aunque tal persona piense que está en la luz (v. 9). De la misma manera que la oscuridad es la ausencia de luz, el menosprecio, el aborrecimiento, es la ausencia de amor. Quien aborrece por cuanto no ama, está en oscuridad y anda en ella. καὶ οὐκ οἶδεν ποῦ ὑπάγει. El resultado no puede ser otro que un camino desorientado,
anda en tinieblas y en ellas no consigue ver el camino por donde va. Es la consecuencia natural de no andar en la luz. Por contraste Jesús dijo: “Yo soy la luz del mundo, el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Jn. 8:12).


La seguridad de este camino es cierta: “luz está sembrada para el justo, y alegría para los rectos de corazón” (Sal. 97:11). De modo que si quien sigue a Jesús no anda en tinieblas y sabe adónde va, lo contrario, es la experiencia del que no tiene a Cristo cuyo camino entenebrecido, no le permite determinar una senda correcta para sus pies. Por consiguiente, no sabe a dónde va. ὅτι ἡ σκοτία ἐτύφλωσεν τοὺς ὀφθαλμοὺς αὐτοῦ. La razón de ese estado es a causa de que “las tinieblas le han cegado los ojos”. El malvado equivoca primero el camino, como dice el salmista: “Yo anduve errante como oveja extraviada” (Sal. 119:176). La misma verdad en la profecía: “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino” (Is. 53:6). Luego, cegado por las tinieblas, hasta no poder percatarse de la equivocación de su camino. La ceguera es consecuencia de la acción insistentemente repetida. Es un estado al que se llega por rebeldía. Tiene que ver, de otro modo, con la conciencia cauterizada (1 Ti. 4:2), porque de igual modo que la permanencia en una
oscuridad debilita a la capacidad ocular para ver, así también el odio distorsiona nuestra conciencia y la endurece.

Comentario exegético al texto griego del Nuevo Testamento: 1ª 2ª y 3ª de Juan, y Judas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.